FACTOR HUMANO, ¿FALLO O NEGLIGENCIA?

Afirmar que la causa principal por la cual se pierden datos informáticos es atribuible al error humano, no es nada nuevo. No descubrimos la pólvora sorda con este dato.

Sin embargo, ¿los descuidos, la desatención, la negligencia, la dejadez, pueden calificarse de fallo humano? ¿Hasta qué punto no somos responsables de las consecuencias derivadas de nuestra propia irresponsabilidad?

No entraremos aquí y ahora en debates filosóficos, lo que está claro es que una cosa es un error fuera de nuestro control –el llamado factor humano–, y otra bien distinta es un error producto de un patrón de comportamiento viciado.

La perdida de datos es habitual en la informática, a todos no ha pasado y nos pasará. Pero si somos previsores y contamos con un software de copias de seguridad minimizaremos los problemas o consecuencias. Por ejemplo es servidores de centros de datos, como por ejemplo los VPS tan usados por las empresas de páginas web, se establecen unos protocolos de copia de seguridad en caliente, de forma que constantemente se realizan copias de los datos y así se minimizan los riesgos de pérdidas de datos. Pero todo esto son máquinas las que hacen los trabajos, en nuestros pc personales no solemos contar con estas aplicaciones.

Fallo humano, ¿inevitable?

Recuperar archivos borradosPongamos un ejemplo respecto a lo dicho anteriormente:

  1. Un golpe involuntario y del todo fortuito nuestro disco duro sufre un colapso.
  2. Una taza de café se haya derramado en nuestro hardware provocando un cortocircuito en la red.

En ambos casos la pérdida de datos está del todo garantizada, la diferencia entre una y otra es que, en el caso 1, tal daño se podrá atribuir al fallo humano; mientras que en el caso 2, el desastre sería más justo achacarlo al descuido, por decirlo del modo más suave posible.

Recuperar archivos borrados o perdidos

Recuperar archivos borradosEn cualquier caso, y dada la natural tendencia del individuo a justificarse ante un error, o hasta endosarle el mochuelo a otro; lo más importante que deberíamos de recordar ante situaciones parecidas es no fastidiar el asunto más de lo que ya está. En liarla parda las personas deberíamos reconocernos todos unos especialistas.

Por favor, ante la pérdida o borrado de datos informáticos, ¡atención!: abstenernos de cualquier maniobra es siempre la mejor opción.

Recuperar archivos borrados es cosa de profesionales experimentados, no ha sido la primera vez que en un intento vano por enmendar el error la hayamos pifiado aún más. Cualquier acción o actuación inexperta puede traer como consecuencia que los archivos que de otro modo pudieran salvarse, sean del todo irrecuperables.

Así pues, asumamos que podemos fastidiarla en un momento dado e inopinado, y actuemos con sensatez: los equipos informáticos especializados en recuperar archivos borrados solucionarán el asunto con rapidez y profesionalidad.

¡Cosa de humanos!

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *