Cartuchos reciclados de tinta para impresora

Existen en el mercado diferentes opciones de cartuchos de tinta impresora que tratan de adaptarse a las diferentes necesidades de los consumidores. Aquellos que quieran asegurar un menor gasto en este tipo de consumibles sin renunciar a la calidad de impresión pueden optar por los cartuchos reciclados. Aunque la impresora se encuentre dentro del plazo de garantía, podemos optar por utilizar estos cartuchos ya que cada vez son más las opciones para reaprovecharlos mediante los servicios de empresas especializadas.

La reducción de costes económicos pero también la concienciación con la protección del medio ambiente han facilitado que el uso de cartuchos reciclados sea cada vez más extendido. En muchas ocasiones, los cartuchos reciclados contienen mucha más tinta que los originales, que acostumbran a desaprovechar el espacio disponible.

 

El reciclaje de cartuchos

tinta impresoraLos cartuchos reciclados para impresoras son compatibles con las diferentes marcas. Esta opción, además de más económica, constituye también una alternativa más ecológica a los cartuchos tradicionales, que tardan 300 años en desaparecer. En este caso, los cartuchos se pueden utilizar más de una vez rellenando su contenido periódicamente, evitando la generación de residuos innecesarios.

El proceso de reciclaje de cartuchos de tinta para impresora suele incluir procedimientos manuales y mecánicos que aseguran la máxima fiabilidad y calidad. El reciclaje de estos consumibles para impresoras consiste en su limpieza a través de procedimientos de aspiración y centrifugación. Posteriormente, se realiza su llenado con tinta de gran calidad. El resultado de todo este proceso suele dar como fruto cartuchos que imprimen de forma impecable y que resultan mucho más baratos. Se recomienda usarlos una vez transcurrido el periodo de garantía de la impresora.

 

Reciclar cartuchos para proteger el medio ambiente

Así pues, ¿por qué cambiar en envase, si lo que se gasta es la tinta? Acostumbrarse a reaprovechar los cartuchos de la impresora es una práctica que evita que los mismos se sigan acumulando en los vertederos. Se calcula que, en todo el mundo, se desechan más de 500 millones de cartuchos de plástico al año. Además, reaprovechándolos evitamos el derroche de energía que supone producir nuevas unidades.

Algunos profesionales afirman que han conseguido que un mismo cartucho llegue a soportar 45 recargas. Sin embargo, lejos de la realidad, los cartuchos habituales suelen aguantar dos o tres recargas, siempre en función de su estado de conservación. La Unión Europea anima a sus ciudadanos a utilizar cartuchos reciclados y exige a las empresas que no pongan barreras a esta práctica más sostenible.

Pese a ello, algunos fabricantes optan por incorporar chips inteligentes que tratan de evitar que sean rellenados. Las empresas especializadas no sólo saben cómo solucionar estas pequeñas trabas sino que están preparadas para adaptarse a los nuevos modelos de impresoras -y sus correspondientes cartuchos- que aparecen constantemente en el mercado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.