Windows

Explorador de archivos de Windows 11: revisión honesta

Windows 11 ha sufrido muchos cambios. Si bien la funcionalidad básica sigue siendo la misma que la de Windows 10, la nueva versión de Windows se ve y funciona un poco diferente a la anterior.

La interfaz de usuario (UI) es el enfoque principal de la nueva actualización de Windows. Aprendiendo de las malas noticias de Windows 8, Microsoft ha trabajado para simplificar y agilizar la interfaz, haciéndola más fácil de navegar que nunca.

Esta nueva filosofía de diseño ya no es más clara que en el renovado Explorador de archivos de Windows 11. Una de las aplicaciones más utilizadas por cualquier usuario, el explorador de archivos predeterminado de Windows ha pasado por una revisión completa. Pero, ¿los cambios mejoran o restan valor al original? Vamos a ver.

Adiós nuevo look

Lo primero que se destaca cuando se abre el Explorador de archivos es una apariencia completamente nueva. Todos los íconos se han rehecho, dando a toda la ventana un aspecto más limpio y nítido.

La cinta superior se reduce considerablemente en tamaño y complejidad, manteniendo un puñado de iconos en lugar de un puñado de texto en una línea. Esta limpieza de la casa estaba atrasada y ayuda a mantener la interfaz libre de desorden.

Por supuesto, aún se puede acceder al resto de las opciones a través del menú desplegable.

Diseño dinámico

También notará vistas variables en diferentes paneles. Anteriormente, la vista predeterminada era Detalles y podía seleccionar otras vistas desde la cinta superior. Si bien funcionó, fue irritante hacer malabarismos entre escenas para diferentes tipos de carpetas.

Sin embargo, el diseño predeterminado cambia automáticamente para diferentes tipos de carpetas. Abrir Descargas, por ejemplo, le brinda la vista de datos anterior.

Pero cambie a Imágenes y el diseño cambiará para reflejar mejor la naturaleza visual de la carpeta.

Esto puede no parecer mucho (porque aún puede cambiar las vistas desde la parte superior), pero hace que la presentación sea más intuitiva de forma predeterminada.

Menú contextual simplificado

Otro cambio notable que notará es el menú contextual reelaborado. En Windows 10 y versiones anteriores, al hacer clic con el botón derecho en cualquier parte del Explorador de archivos se proporcionaba una lista de opciones de lavado. Ahora obtiene un menú mucho más optimizado, con menos opciones de visualización más útiles.

Tenga en cuenta el pequeño conjunto de iconos en la parte superior del menú contextual. Las opciones comunes como Cortar, Copiar, Renombrar y Eliminar se han mostrado como íconos para ahorrar espacio y reducir el desorden visual. Las otras opciones también obtienen íconos similares, lo que facilita encontrar todas las opciones de un vistazo. Y para aquellos confundidos sin etiquetas, un mouse sobre un ícono revela su nombre y atajo de teclado.

Eso no es todo. Si copia un archivo y luego hace clic derecho en el espacio vacío en cualquier carpeta, obtendrá un menú contextual diferente con la opción de pegar. En el Explorador de archivos de Windows 11, el ícono Pegar se coloca más cerca de donde hizo clic, con el menú contextual en el centro de la pantalla.

Por ejemplo, al hacer clic con el botón derecho cerca de la parte superior de la pantalla, se presenta un menú similar a la imagen de abajo.

Como puede ver, el icono de Pegar está en la parte superior. Pero cuando hacemos clic con el botón derecho en la parte inferior, el ícono también cambia.

Problemas dentales

En su maIr parte, el nuevo Explorador de archivos de Windows 11 funciona como un sueño. Todo es mucho más sencillo, por lo que es más fácil ver las opciones que necesitas. Pero el énfasis en eliminar etiquetas de texto y reemplazar íconos puede ser confuso.

Por ejemplo, el ícono Pegar sensible al contexto afectará a los usuarios de Windows con una experiencia inesperada en el sitio. Se han eliminado muchas otras opciones de los menús y solo se puede acceder a ellas seleccionando Mostrar más opciones.

Sin embargo, para ser honesto, estos son solo problemas menores que desaparecerán con el tiempo. La interfaz es ciertamente más intuitiva que nunca, administra la creciente lista de opciones de personalización y administra la interfaz sin problemas.

¿Vale la pena actualizar el nuevo Explorador de archivos de Windows 11?

Cada pocos años se implementa una nueva versión del sistema operativo Windows. Si las cosas cambian demasiado, volver a aprender todo es un dolor. Si no cambia muy poco, hay pocas razones para actualizar.

Windows 11 llega a un punto óptimo. Las nuevas funciones se centran en gran medida en la estética y el rendimiento en lugar de crear una nueva experiencia maIrista. Desde el nuevo menú de inicio hasta la barra de tareas, todo se ve mucho mejor. Apple es obviamente influyente, con la combinación de colores y las esquinas redondeadas que se parecen mucho a una Mac, pero nadie se queja.

El Explorador de archivos, en particular, ha mejorado. Es difícil dar sentido a los menús abarrotados, a favor de opciones consolidadas. Muchas entradas del menú de texto han desaparecido y han sido reemplazadas por íconos gráficos más fáciles de leer. Los nuevos íconos también son más simples y limpios, en línea con el paradigma general de mantener las cosas libres de desorden.

La aplicación esencial se ha mejorado en todos los aspectos importantes y en algunos que no son fácilmente visibles. Acostumbrarse a algunos de los nuevos cambios puede ser una implicación inicial, pero no es un gran desafío. En general, recomendamos encarecidamente actualizar a Windows 11 para el nuevo explorador de archivos, al menos.

Dr. Geek

Hola geeks, espero disfruten del contenido traído especialmente para ustedes. Tenemos el contenido que usted necesita, recuerda compartirlo porque de ese modo me apoyas a mi y puedo seguir trayendo mucho mas contenido.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba